9 Señales Que Demuestran Que Estás Comiendo Demasiada Azúcar

¡El azúcar sabe bien, y todo lo que contiene azúcar sabe aún mejor! El dulce carbohidrato cristalino parece estar en todas partes. A la mayoría de nosotros nos gusta pensar en el sabor inolvidable de nuestros postres favoritos cuando tenemos hambre. Sin embargo, lo que podría parecer un placer inocente es en realidad la razón de muchos problemas de salud complicados cuando lo consumimos en grandes cantidades. Hoy en día, el azúcar es difícil de evitar, pero muchos de nosotros ni siquiera nos damos cuenta de cuán adictos somos en realidad.

Genial.guru ha reunido varias señales de advertencia que tu cuerpo te da y que indican que es hora de alejarse de las cosas dulces.

9. Dolor muscular y de las articulaciones

¿Sientes que has dejado de realizar caminatas regulares, hacer jardinería o jugar golf porque sufres de dolor muscular? Puede ser una de las muchas señales que usa tu cuerpo para advertirte sobre los procesos inflamatorios que suceden dentro de tu cuerpo. Altas cantidades de azúcar en tu dieta hacen que las células inmunes secreten mensajeros inflamatorios en tu sangre que intentan descomponer los productos finales de la glicación avanzada, o proteína unida a una molécula de glucosa.

Entre más azúcar ingieras, más aparecerán los productos finales de glicación avanzada, lo que provocará el envío de más mensajeros inflamatorios para romper el ciclo. Tal cascada de reacciones bioquímicas eventualmente podría resultar en artritis, cataratas, enfermedades cardíacas, mala memoria o piel arrugada.

8. El deseo constante de dulces y otras comidas azucarada

El azúcar se procesa muy rápido, dejándote con hambre a pesar de que has devorado un pastelito apenas hace una hora. De hecho, el azúcar es conocido por liberar dopamina, similar a lo que sentirías al usar drogas adictivas. El neurotransmisor dopamina es liberado por las neuronas en este sistema en respuesta a un evento gratificante (en este caso, la comida azucarada). Este químico en particular es famoso por mantenernos de buen humor.

El cerebro considera que el azúcar es una recompensa o un regalo, y cuanto más azúcar comas, máslo anhelará tu cuerpo. Es un ciclo vicioso y adictivo. Además, los alimentos con alto contenido de azúcares no te harán sentir lleno porque no contienen ningún alimento útil o nutritivo.

7. Altas y bajas de energía

 

La glucosa es responsable del suministro de energía en tu cuerpo, por lo que es muy importante mantener el nivel de azúcar en la sangre a un nivel adecuado. Cualquier cambio o desnivelación dentro de esto puede llevar a un efecto yoyo en tus niveles de energía durante el día. Cuando comes dulces, el páncreas libera insulina la cual ayuda a llevar la glucosa a las células y te deja con una gran cantidad de energía. Una vez que termina el ciclo, sientes que el nivel de energía disminuye porque tu cuerpo quiere más azúcar.

Para mantener tus niveles de energía constantes, evita comer dulces o bocadillos poco saludables, los cuales contienen azúcares por igual. En lugar de eso, opta por proteínas magras y grasas saludables. Así estarás obteniendo energía “real” de alimentos saludables para tu cuerpo. Además, con este nivel más uniforme de azúcar en la sangre, evitarás los picos y las caídas de energía.

6. Brotes constantes en la piel

 

Los alimentos que contienen azúcar añadida (o azúcar procesada en los alimentos) hacen que los niveles de insulina aumenten y comienza el proceso de glicación o la unión de las moléculas de proteína. Tan pronto como la glucosa ingresa a tu sangre, se inicia una serie de procesos fisiológicos complicados que, en última instancia, pueden causar inflamación y problemas de la piel. Este aumento de insulina puede eventualmente aumentar la actividad de las glándulas sebáceas en tu piel y activar los procesos inflamatorios.

Esto significa que una dieta alta en azúcar está asociada con un mayor riesgo de brotes de acné. Si el aspecto de tu piel te molesta por tener brotes de este tipo de afección y ninguno de los tratamientos parece ayudar, intenta cambiar tus hábitos alimenticios. No insistimos en eliminar por completo el azúcar de tu vida, pero es posible que desees consumir menos alimentos que contengan azúcar agregada en tus alimentos.

5. Aumento de peso

Nunca es una sorpresa agradable descubrir que tus vaqueros se sienten más apretados alrededor de tu cintura. ¡Seguro nunca pensaste que un pastelito de chocolate que comiste una semana antes podría ser contraproducente de una manera tan desagradable! Sin embargo, uno de los signos más obvios de exagerar con el azúcar es el ganar peso extra.

Los tentempiés y los dulces generalmente se almacenan en diferentes partes del cuerpo pero principalmente en la parte del abdomen y las caderas. Un alto nivel de azúcar aumenta la producción de insulina, lo que almacena el exceso de grasa en los lugares antes citados más que en otros.

4. Caries dental

Los alimentos dulces indudablemente promueven la formación de caries y la pérdida de los dientes. Sin embargo, no es el azúcar lo que hace que tus dientes se pudran, sino más bien los restos de alimentos que quedan en los dientes después de comer. Si no digieres o no te cepillas correctamente los dientes, estos restos de alimentos causan la aparición de placa en los dientes; esta erosiona la superficie dura del diente dando como resultado pequeños agujeros.

Diferentes alimentos azucarados como caramelos, cereales secos, y mentas para el aliento pueden quedar atrapados entre los dientes donde es difícil alcanzarlos y retirarlos, lo cual acelera el proceso de descomposición. Mantener una higiene oral adecuada puede salvarte de citas regulares con el dentista.

3. Una alta tolerancia al azúcar

 

Cuando comes muchos dulces todos los días, tus papilas gustativas se acostumbran al mismo nivel de dulzura y es posible que no respondan como solían hacerlo. El exceso de azúcar embota el paladar, y las frutas y bayas dulces no saben tan bien como deberían saber. Debes creernos cuando te decimos que no hay nada mejor que comer una manzana jugosa y disfrutar de su sabor. Si no encuentras el sabor dulce a las frutas y productos naturales, reduce el consumo de aditivos extra azucarados, como azúcar refinada y jarabes dulces; además, cambia a una dieta bien balanceada.

2. Resfríos frecuentes y gripes

 

Comer o beber demasiada azúcar impide que las células del sistema inmunológico ataquen a las bacterias cuando te enfermas. La vitamina C que tu cuerpo necesita para combatir la gripe es muy similar en su estructura química a la glucosa. En lugar de buscar o trabajar con la vitamina C, tu sistema inmune toma la glucosa que no tiene poder contra las bacterias de la gripe. Por lo tanto, en lugar de combatir una enfermedad, tu sistema inmunológico sufre de ella.

Para evitar este tipo de situaciones, reduce los dulces cuando corras el riesgo de contraer un resfriado o gripe; además, come más frutas y vegetales que sean ricos en nutrientes vitaminas C y E, así como betacaroteno y zinc.

1. Sentirse hinchado

La hinchazón o inflamación junto con gases dolorosos, así como otras molestias digestivas, pueden ser causadas por diferentes alimentos. ¡Y comer demasiada azúcar es uno de ellos! Debido a que la hinchazón está directamente relacionada con lo que comes y lo que el cuerpo intenta digerir, el azúcar juega un papel importante. Si los azucares se absorben mal en el intestino delgado, entrarán en el intestino grueso, lugar donde el azúcar generalmente actúa como una bacteria productora de gases.

Demasiada cantidad de azúcar puede causar estragos en tu estómago, es por eso que debes tratar de evitar comer edulcorantes, refrescos dietéticos y barritas de dulces de refrigerio. Es interesante observar que los alimentos que dicen no contener azúcar están repletos de polialcoholes o azúcares alcohólicos, los cuales contienen compuestos de sabor dulce que son difíciles de digerir.

¿Cuánto azúcar es demasiado?

Según la Organización Mundial de la Salud, la dosis recomendada de azúcar debe ser de menos de 10% de tu ingesta de energía diaria. Este 10% diario equivale a 7 cucharaditas de azúcar agregada. El azúcar es indiscutiblemente sabroso y a todos nos encanta, pero comer demasiado puede tener muchísimas consecuencias perjudiciales. De hecho, solo 4 gramos de carbohidratos es igual a 1 cucharadita de azúcar en tu cuerpo. Por eso, ten cuidado con los signos o señales discutidas anteriormente y trata de reducir tu ingesta diaria de azúcar. Encuentra azúcar en productos naturales como frutas, verduras, nueces o cereales.

¿Crees que tener una vida demasiado dulce valga la pena? ¡Comparte tus opiniones en los comentarios!